DONA AQUÍ

iKono chatX

Blog

Yesimar, una masculinidad Transformadora

Construcción de paz | 9 de diciembre de 2019

_MG_0616

Se considera un hombre activo y disciplinado, se levanta todos los días a las cuatro de la mañana, lee dos horas sobre lo ocurrido en la región y a las 7 en punto sale de su casa ubicada en el Barrio el Palenque, de la ciudad de Quibdó.

Él es “pueblo”, como dicen coloquialmente, porque el resto de su día realiza labores sociales, ya que escuchar y dar soluciones a las problemáticas que ocurren en el territorio ha sido su gran prioridad desde que estaba en el colegio.

Su historia empezó en el municipio de Bojayá, en la vereda La Loma, de allí tuvo que desplazarse con su familia hacía la capital chocoana por hechos violentos ocurridos el 2 de mayo del 2002, en esta cruenta masacre se estima que fueron desplazadas más de 4.000 personas.

Según el informe de La Comisión de la Verdad sobre Bojayá “la ausencia de garantías para retornar a los territorios despojados y la precariedad de las políticas del Estado para la atención y la reparación integral a las comunidades afectadas por la violencia, son la base de aquellos factores que animan los procesos de formación, denuncia, gestión y movilización que realizan las organizaciones”.

Es así como desde hace mucho tiempo está vinculado a diferentes organizaciones sociales y comunitarias, dentro de las que se destaca la Red Departamental de Mujeres del Chocó, en conjunto con el semillero de la misma organización.

La pregunta es ¿cómo un hombre se vincula a una red de mujeres?, sin embargo, el trabajo de esta organización al fomentar escenarios de paz en los barrios de Quibdó, a través de la defensa de los derechos de las mujeres, la igualdad de género, y la formación de líderes y lideresas capaces de potenciar desde su acontecer la construcción de relaciones de equidad entre hombres y mujeres fueron premisas a las que él no se pudo resistir.

Durante 15 años se ha desempeñado como líder de su generación al recibir el premio The Victory Award, reconocimiento que le fue otorgado en la ciudad de Washington por parte de la Universidad de Georgetown, por haber hecho una campaña al concejo de Quibdó totalmente transparente y en este sentido, representar una iniciativa genuina de liderazgo emergente en Latinoamérica y Europa.

Ante los graves índices de violencia a la que están expuestas las mujeres de la zona norte en la comunidad del Futuro II, en la capital de este departamento, se pensó una campaña llamada “Pinta tu casa por la No Violencia”, organizada por la Red de mujeres del Chocó.

Yesimar, recuerda con orgullo esta experiencia “este proyecto fue exitoso porque pudimos unir a la comunidad, a través de la pintura como una voz de rechazo a cualquier tipo de violencia en esta zona, logramos una sana convivencia, para que fueran pintadas todas las casas de los mismos colores. Para mí era un orgullo presentarme en diferentes espacios como integrante de la Red Juvenil de Mujeres Chocoanas”.

A través de esta red llega a Fundación PLAN, la cual llevaba bastante tiempo trabajando con las organizaciones juveniles de la ciudad. Su inquietud social sobre la raíz de las violencias y la forma de prevenirlas estaban siempre en su mente, por eso, se vinculó al diplomado de emprendimiento y habilidades para la vida del Programa Liderando por la Paz.

Después de esto, se vinculó a las capacitaciones sobre masculinidades transformadoras, proceso que cambió radicalmente a Yesimar y a los 12 hombres que hicieron parte de los talleres. Los cambios fueron tan profundos y significativos que los participantes sintieron la necesidad de darle continuidad a los conceptos aprendidos. En sus propias palabras “hemos descubierto un nuevo mundo, desconocido para nosotros”.

share

Compartir

Historias relacionadas
Menú