DONA AQUÍ

iKono chatX

Blog

Construcción de Paz 12 de agosto de 2019

Como parte de las acciones para fortalecer la institucionalidad del Pacífico colombiano fueron capacitadas 1639 personas servidoras públicas de todo el territorio nacional en las rutas de atención a víctimas, particularmente a niñas, niños y adolescentes, a través del Programa Liderando por la Paz.

Mediante el análisis de herramientas pedagógicas, reconocimiento de políticas públicas, formas de participación y diseño de proyectos fue posible generar un diálogo de saberes entre las personas servidoras públicas y las víctimas del conflicto armado de los departamentos de Chocó, de Nariño y de Valle del Cauca. En este sentido, el diplomado contribuyó a la recuperación de la confianza en las instituciones y a generar capacidades en estos territorios.

Las capacitaciones que se desarrollaron recorrieron los caminos del Pacífico colombiano y sembraron semillas de paz para que sus instituciones gubernamentales mejoren la atención a personas víctimas, especialmente niñas, niños, adolescentes y jóvenes; y de esta forma, garantizar la restitución de sus derechos. Cabe destacar que el diplomado se desarrolló con una metodología innovadora e incluyente y basada en experiencias concretas para la apropiación de los enfoques diferenciales y de género.

Es importante conocer las rutas de atención para atender a la población afectada por el conflicto armado y de un trabajo interseccional podemos comprender, diferenciar y suplir las dificultades por las que atraviesa cada grupo poblacional que ha sido víctima de la guerra en Colombia”, manifestó Yair Enrique Riascos, Profesional Operativo en calidad educativa de la Secretaría de Educación de Buenaventura.

En los últimos meses se capacitaron un total de 1639 personas servidoras públicas,  632 de los municipios de Tumaco, Ipiales y Pasto en el departamento de Nariño;  417 de Buenaventura, Buga, Cali y Cartago en el Valle del Cauca; y  354 en los municipios de Riosucio, Istmina, Quibdó, Bahía Solano y Puerto Meluk en el Chocó.

Las y los participantes del diplomado deberán replicar la experiencia y lo aprendido en sus respectivas entidades. Para Nery Palacios, participante del municipio de Riosucio “este encuentro marcó un hito en el territorio, pues a pesar de haber sido un lugar golpeado por la violencia, desde 1996 no se había abierto un espacio en el cual se reflexionará sobre el conflicto armado, además permitió a los funcionarios darse cuenta de las necesidades reales de niñas, niños, jóvenes y adolescentes”.

Durante el proceso de formación estas mujeres y hombres tuvieron la oportunidad de escuchar frente a frente las necesidades de las comunidades y las sugerencias de representantes de las Mesas de víctimas, sus historias de vulnerabilidad y resiliencia, y la manera en que las entidades del Estado muchas veces se han convertido en un factor de revictimización. Al respecto, Arturo*, representante de la Mesa de víctimas de uno de los municipios, señaló “este diplomado es una manera de llegar al Estado, considero que las instituciones también han vulnerado los derechos de las víctimas y espero que con la generación de este tipo de espacios ya no ocurra más”.

Uno de los grandes resultados de esta articulación es la identificación de los “bloqueos institucionales” más comunes, que no permiten el acceso a una atención temprana ni la garantía efectiva de derechos. “Me gustó este diplomado porque nos enseñó a atender todo tipo de víctimas y así entre todas las entidades participantes podremos garantizar los derechos que esta población tiene (…) Aquí me he encontrado con funcionarios de todo tipo de entidades que están al servicio de las víctimas, lo que nos permite generar una red bastante amplia”, comenta Yonny Unigarro, rector de la Institución Técnica Agropecuaria José María Hernández del municipio de Ipiales.

Con el apoyo de la cooperación internacional de la embajada de Canadá en Colombia, la Fundación PLAN, la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas y la Pontificia Universidad Javeriana, fue posible capacitar a personas servidoras públicas de los departamentos de Chocó, Nariño y Valle del Cauca; ministerios, secretarías de educación, líderes y lideresas sociales de comunidades indígenas y afrocolombianas, miembros de la policía de infancia y adolescencia, personerías, SENA, ICBF, docentes y personal de Instituciones educativas, Defensoría del Pueblo, Departamento para la Prosperidad Social (DPS), y Casas de Justicia, entre otras.

El trabajo continúa en territorio

Las entidades que participaron en el proceso de formación tendrán la tarea de llevar lo aprendido a sus territorios, mediante la implementación y aplicación de iniciativas con enfoque de género, de las que serán seleccionadas la más representativas y recibirán asesoría técnica desde  Fundación PLAN.

Se espera que este acompañamiento permita que las administraciones municipales hagan una planeación anual de la política pública de víctimas, que incluya componentes y medidas las cuales sean incluidas en el Plan de Acción Territorial de la la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas. En este sentido, el trabajo del Programa Liderando por La Paz continuará enfocado en contribuir al mejoramiento de la calidad y la pertinencia de la atención a niñas, niños, adolescentes y jóvenes.

* Este nombre fue cambiado por temas de seguridad.

share

Compartir

Noticias relacionadas
Tags
Menú