DONA AQUÍ

iKono chatX

Blog

El rol del hombre en el aislamiento social

Así vivo el COVID en mi comunidad | 2 de julio de 2020

Tradicionalmente se han dividido funciones y roles tanto para las mujeres como para los hombres en relación al cuidado de las hijas e hijos y los oficios del hogar, situaciones en las que los hombres han tenido poca participación debido al sistema patriarcal que ha existido en Colombia y en el mundo. Estas, han tomado fuerza con la emergencia sanitaria causada por el COVID 19, pues se ha presentado una sobrecarga de actividades para las mujeres como resultado de la combinación de escenarios laborales, familiares y personales en el mismo espacio.

Sin embargo, existen jóvenes que a su corta edad se preocupan por romper con estas situaciones que generan estereotipos entre hombres y mujeres. Tal es el caso de Farid Rodríguez, oriundo de Buenaventura y participante del Programa Liderando por la Paz de la Fundación PLAN, quien en medio de la pandemia ha liderado el ‘Círculo de Hombres’; un espacio en donde ellos reflexionan sobre actitudes machistas y proponen cambios de creencias y comportamientos en la interacción con las ‘féminas’ termino con el que Farid se refiere al hablar de las mujeres.

La iniciativa de Farid está bajo su mirada crítica de estudiante de sociología en relación a los diferentes estereotipos sociales que existen de las masculinidades y creencias patriarcales. “creo que ya es un tema de antaño pensar que sólo algo te identifique, que tú como hombre debes hacer esto y es mejor cambiar los paradigmas que se tiene en cuanto a la masculinidad en la sociedad; e incluso  acá en el pacífico el machismo en los hogares históricamente es alarmante, yo quiero concienciar de una u otra manera a mi ciudad y cambiar ese pensamiento machista”, expresa Farid, quien modificó sus creencias desde que se convirtió en padre a sus 20 años y tuvo que estar al cuidado de su hijo, pues su esposa era quien contaba con empleo.

La necesidad de tener un espacio propio en el que líderes jóvenes y adultos promuevan cambios de actitudes machistas, comenzó luego de su participación del “Primer Encuentro Regional de Masculinidades Pazcíficas”, un evento del Programa Liderando por la Paz, en el que se concluyó la importancia de vincular a niños y hombres como aliados en la igualdad de género. Este espacio llenó de motivación a Farid y lo impulsó a poner en práctica los aprendizajes adquiridos en el Programa y en su experiencia que tiene como líder activo de su barrio.

Ser consciente de una masculinidad transformadora en tiempos de pandemia permite cambiar estructuras y facilita la convivencia familiar, aún más en territorios donde generacionalmente se ha dividido el rol del hombre y la mujer. Por esto, Farid ha liderado dos encuentros virtuales en los que cuenta que se han hablado de temas como: “Machos siendo víctimas del machismo”, el rol de los hombres en los hogares en relación a la pandemia, y estereotipos sociales entorno a las masculinidades y el racismo. “Nosotros entre hombres necesitamos hablar y tocarnos esa fragilidad que tenemos. Por ejemplo, en muchos de los hogares del Pacífico nos enseñan que los hombres no lloran, esto ante las masculinidades transformadoras no nos hace ni más ni menos hombres, y eso lo están entendiendo muchos hombres después de participar en el círculo que realizamos”, mencionó.

Por su lado, los participantes de los círculos de hombres han evidenciado avances en la interacción con el grupo familiar, apoyo en las tareas escolares y domésticas, como resultado de su participación “Un punto que me llamó mucho la atención es que, al estar en casa, el hombre le dedica más tiempo a la familia, y la gran mayoría de nuestros compañeros que asistieron al círculo en estos momentos, cocinan con las esposas, hacen aseo y se reparten las tareas, comenta Farid. Por su parte Abdul Romero, miembro del círculo manifiesta que desde su participación en este espacio ha procurado deconstruir creencias en su familia “en esta época de pandemia en mi hogar trato de equilibrar las cargas, que no se pensé que las mujeres deben hacer una cosa y yo por ser hombre debo hace otras, sino complementar ya que estamos en las mismas capacidades”.

Fundación PLAN, el Gobierno de Canadá y la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas UARIV, a través del Programa Liderando por la Paz, han trabajado en el fortalecimiento de liderazgos de las niñas, niños, adolescentes, jóvenes y personas adultas de Tumaco, Quibdó y Buenaventura para que conciban su rol y desde su mentalidad generen cambios de actitud. Prueba de esto es el testimonio de Farid quien con su liderazgo contribuye en la construcción de cultura de paz e inclusión.

share

Compartir

Noticias relacionadas
Tags
Menú