DONA AQUÍ

iKono chatX

Blog

¡Así vivo el COVID-19 en mi comunidad!

Patrocinio | 12 de noviembre de 2020

Clara es una niña que vive en la región Caribe colombiana, quien cuenta cómo se ha transformado su vida durante la emergencia sanitaria ocasionada por el COVID-19 que nos ha obligado a cambiar las dinámicas de nuestras vidas y a descubrir nuevas maneras de socializar. “No ha sido fácil acostumbrarme a la nueva forma de vivir.  Aunque tengo 11 años, anteriormente mi vida era diferente, en las tardes iba a la escuela y en las noches jugaba con mis amigos y los fines de semana practicaba danza. Desde marzo todo cambió, mi mamá empezó a ponernos tapabocas y a lavarnos las manos. Ya no podía salir a jugar y no podía tener contacto con otras personas, dejé de ir a la escuela y aprendí a usar más el celular”.

La cuarentena obligatoria y más recientemente el aislamiento selectivo ha traído impactos profundos en la vida de todas las personas, especialmente en la de las niñas y los niños, “la verdad todo cambió, esto nunca lo había visto y mi mamá decía lo mismo.  No salíamos de la casa.  Luego supe que era un virus llamado COVID-19 que estaba en todo el mundo. Era raro usar uniforme para recibir clases en la casa, ya no había merienda, pero si veía a mis compañeros y a mis profesores por una aplicación del celular” comenta Clara.  Las niñas y los niños han tenido que asimilar rápidamente la nueva normalidad, algunos adoptándose a la virtualidad y otros estudiando en la distancia, a través de guías metodológicas impresas.

Toda esta situación, además de aprendizajes y reinvenciones, también ha traído crisis económicas con efectos negativos en miles de familias en el país, donde se ha puesto en riesgo la seguridad alimentaria y nutricional. “En mayo mi mamá recibió la noticia de que ya no podía seguir trabajando.  Actualmente estamos en la casa y mi mamá nos cuida, mi papá es el único que trabaja. Desde hace un par de meses ya puedo salir al barrio a jugar con mis amigos, aunque debo usar tapabocas y lavarme las manos frecuentemente. Mi mamá tuvo COVID, por eso evitamos las visitas y aunque algunas medidas han disminuido, nosotros seguimos cuidándonos mucho”, cuenta Clara.

Desde Fundación PLAN continuamos apoyando a familias patrocinadas, en especial con la nutrición de niñas y niños de las regiones Caribe y Pacífica del país, para mitigar el impacto económico que está dejando está temporada de pandemia y prohibiciones. Aún falta mucho por hacer, pero estamos seguros de que con la ayuda de donantes y socios lograremos llegar a cada niña y niño patrocinado. Entra a www.empoderaya.org y conoce cómo puedes sumarte a nuestro PLAN.

share

Compartir

Noticias relacionadas
Tags
Menú